Cocinando Consejos para congelar comida: qué se puede congelar y qué no

Plato de Consejos para congelar comida: qué se puede congelar y qué no ¡Facilísimo!.


Uno de los pasos esenciales para congelar comida es saber qué alimentos puedes congelar y cómo hacerlo para que no se estropeen. En el presente artículo os vamos a contar qué se puede congelar y qué no, del mismo modo que algunos consejos que os pueden resultar útiles.

En más de una ocasión me he encontrado consultando a los líderes de la cocina -osease, mi madre y amigos- para poder ver si determinado comestible lo puedo congelar, de qué manera debería hacerlo o bien si es una alternativa imposible.

Después de consultar a los líderes y contrarrestar la información con diferentes medios culinarios, os traemos consejos para congelar el alimento en casa y aprovechar el máximo el tiempo que dediquéis a la cocina.

Consejos para congelar la comida

Consejos congelar alimentos

En esta sección os queremos compartir 11 consejos para congelar la comida. Algunos es muy probable que os resulten básicos mas es importante mencionarlos y conocerlos para poder conservar adecuadamente el alimento, tanto en aspecto exterior como nutricional.

  1. Consejo básico, usa materiales adecuados para la congelación de el alimento puesto que, en caso contrario, esta puede dañarse. Los materiales son recipientes herméticos, bolsas herméticas de congelación o envolverlos adecuadamente.
  2. Rotula cada uno de los materiales con el nombre de lo que congelas y la fecha en que lo haces, te evitará alguna sorpresa y podrás ordenar tus platos congelados por orden de consumo recomendado (primero los más viejos).
  3. Si compras productos congelados es indispensable meterlos cuanto antes en el congelador para no romper la cadena de frío.
  4. Para congelar algún guiso que hayas preparado, previamente debes dejar que se enfríe completamente para empezar el siguiente proceso de conservación.
  5. No re-congeles. Si has descongelado un comestible se recomienda no volver a congelarlo pues a nivel nutricional ya no tendrá las mismas peculiaridades y puede aumentar la proliferación de bacterias. La salvedad es que si ese alimento ha sido cocinado, sí que podría regresar a congelarse para su porvenir consumo.
  6. Congelar las latas no es buena opción puesto que en el proceso de congelación suelen reventar.
  7. No rellenes los envases al cien por ciento , si contiene líquidos o bien en función de qué comestible se trate, puede acrecentar su tamaño.
  8. Si utilizas bolsas herméticas fíjate que no quede aire en el interior de exactamente la misma.
  9. Cuando un alimento congelado tiene escarcha es un aviso de que se ha roto la cadena de congelación.
  10. Congela pequeñas porciones. Esto va a promover que la congelación se haga más veloz y se sostengan mejor las propiedades del alimento, como que también resultará más simple que se consuma por completo y no haga falta tirar nada.
  11. La descongelación de los comestibles se hace en la nevera para que no se rompa la cadena de frío y el comestible se vea perjudicado.

Qué se puede congelar y qué no

Consejos congelar alimentos

En esta sección os contaremos qué comestibles son los que se pueden congelar y cuáles no se deben hacer. Además, vais a ver algunas recomendaciones o consejos que os pueden resultar útiles para una correcta conservación de los alimentos.

  1. La pasta y arroces en caldo no se aconseja congelarla pues pìerde su textura.
  2. Salsas como la mayonesa o productos como la nata, el resto de salsas que no contengan estos ingredientes o que no contengan huevo, pueden congelarse.
  3. La mayoría de las frutas no deben congelarse, aunque algunas -como los frutos colorados- sí que pueden hacerse mas siempre y en toda circunstancia lavadas y con azúcar por encima (doscientos cincuenta gramos por kilogramo de fruta).
  4. Los huevos como tal no pueden congelarse, sí que podrían congelarse las claras en un recipiente hermético o bien las yemas batidas, pero no un huevo entero puesto que reventaría al acrecentar su volumen.
  5. No se recomienda congelar comestibles como las lechugas o los tomates.
  6. Se pueden congelar los pimientos limpios, secos y troceados. En casa se suelen guardar en cuadraditos y los incluimos de manera directa en el guiso, sin descongelación (similar a cuando compras la verdura congelada en el supermercado).
  7. No se recomienda la congelación del queso curado.
  8. A pesar de que encontramos patatas congeladas en el súper, no se recomienda congelarlas en casa. Anteriormente habría que freírlas durante unos momentos, escurrir el aceite, dejarlas enfriar y entonces congelarlas.
  9. Las bebidas con gas no se pueden congelar puesto que terminan explotando. Si deseas enfriar tu bebida, hay muchos trucos que puedes emplear como humectar un poco de papel de cocina, envolver la lata y meterla en el congelador unos minutos.
  10. Para congelar la carne se acostumbra a aconsejar limpiarla primero, retirando grasas o incluso huesos. Después, teniendo presente lo citado anteriormente, congelarlo en pequeñas porciones.
  11. A la hora de congelar el pescado es esencial que esté limpio y descamado. O sea, no debe contener ni las tripas, ni la cabeza ni las escamas. Lávalo y después lo secas con papel de cocina para retirar la humedad extra. Una vez lo tengas, sólo queda envolverlo y a congelar.
  12. Los caldos sí que se pueden congelar, solo es necesario que sea en un recipiente hermético.

Finalmente, recordaros que es fundamental tomar en consideración que los primeros comestibles que se congelan son los que deben consumirse ya antes. No se pueden tener alimentos congelados a lo largo de un año pues pueden estar dañados.

Otros consejos que pueden resultarte interesantes son:

En esta web de cocina encontraras de todo sobre cenas saludables para perder peso