Cocinando Las mejores recetas de musaka griega paso a paso

Cena sana de Las mejores recetas de musaka griega paso a paso para principiantes.


Las mejores recetas de musaka griega paso a paso, a fin de que podáis elaborar este exquisito plato en casa y sin grandes dificultades. Es un plato laborioso mas no bastante difícil de hacer, por lo que es completamente aconsejable preparar una musaka en casa.

A pesar de que hay diferentes versiones de la musaka o moussaka griega, prácticamente todas se ajustan a su versión original y es un plato completamente sensacional, concluyentes y muy aromático. Podéis localizar versiones con condimentas sensacionales, que chocan con nuestro tipo de cocina mas que van a resultar sorprendentes cuando uno las prueba.

Musaka griega con ternera

La musaka griega tradicional se prepara con carne de cordero pero son muchas las personas que acostumbran a eludir ese género de carne y, aunque la ternera no va a darle el mismo efecto, es la mejor carne por la que se puede cambiar.

Esta receta de musaka griega con ternera que os proponemos tiene una base de patata y condimentas, como la canela, que van a darle un sabor increíble a este plato. Una apuesta de sabores y texturas que os va a dejar enmudecidos y con ganas de más.

Tal y como os he comentado ya antes, no es una receta compleja mas sí laboriosa. Os llevará tiempo hacerla porque precisa de múltiples salsas y preparar el resto de ingredientes anteriormente mas, si seguís el pasito a pasito, vais a ver que se puede hacer muy bien.

Musaka griega ternera: Ingredientes

Ingredientes para dos personas:

  • 250 gr. de ternera picada
  • 1 berenjena grande
  • 1 patata mediana – grande
  • Bote de tomate triturado o tomates maduros
  • 2 cebollas o chalotas
  • 1-dos cucharadas colmadas de harina
  • 600-750 ml de leche entera
  • Mantequilla
  • 1/2 vaso vino blanco
  • 2 dientes de ajo
  • Queso rallado para gratinar
  • Especias:
    • Perejil fresco
    • Menta fresca
    • Tomillo salsero
    • Canela
    • Pimienta recién molida

Musaka griega con ternera

Lava la berenjena y la cortas en rodajas. Dependiendo del tamaño de la fuente de horno que vayas a utilizar, es mejor hacer un corte vertical u horizontal. Las introduces en un bol con abundante agua con sal y las dejas dentro durante 15 minutos, vas a ver cómo cambia el tono del agua. Seguimos con el resto de pasos.

Pela las patatas y córtalas en rodajas gruesas (no en demasía). Pon una sartén al fuego con un chorrito de aceite y, cuando esté caliente, agrega las patatas. La idea es que queden más tiernas pero sin que lleguen a quedar fritas con una textura crepitante, el objetivo es blanditas. Una vez lo tengáis, las retiráis a un plato y reserváis.

Retira el agua de las berenjenas, las pasas por el grifo y las secas con un papel de cocina. Pon una sartén al fuego con poco aceite y, cuando esté caliente, vas poniendo las berenjenas. Se harán en pocos minutos, verás que al pincharlas con el tenedor están tiernas y las retiras, asimismo las reservas.

El próximo paso ha sido la salsa de tomate.

  1. En este caso, hemos puesto una chalota (podéis usar cebolla normal) con un diente de ajo a pocharse en un cazo con un poco de aceite caliente con sa.
  2. En cuanto ha cambiado el color, hemos añadido el tomate triturado (sino, podéis agregar tomate natural maduro sin piel) junto con unas hojas de tomillo salsero y un poco de sal.
  3. Dejáis que se haga durante unos diez minutos y retiráis.
  4. Si tenéis dudas, os dejo este artículo “Cómo hacer salsa de tomate casera“.

Lo siguiente que hemos preparado ha sido la salsa bechamel, asimismo famosa como salsa blanca. Un aspecto esencial es que queremos una besamel densa, no líquida, con lo que hay que controlar la leche.

  1. En una cacerola antiadherente hemos puesto una cucharada de mantequilla y, cuando se ha derretido, hemos añadido una cucharada colmada de harina y media cucharada más.
  2. Se remueve veloz para que no se queme la harina pero sí que se tueste, vamos a ver de qué manera cambia el color y el fragancia.
  3. Añade la leche poquito a poco, sin dejar de remover, para que vaya absorbiendo y no se formen grumos.
  4. No se agrega más leche hasta el momento en que no haya absorbido toda la anterior.
  5. Para saber en qué momento está la besamel lista, hay que probarla, veréis que no sabe ni a harina ni a leche.
  6. Antes de apagar, comprobar la sal.
  7. Si tenéis dudas, tenéis acá un pasito a pasito más extenso “cómo hacer salsa bechamel“

La preparación de la carne picada es fácil.

  1. Pon una chalota o bien cebolla cortados pequeñito, así como un diente de ajo en una sartén a dorarse.
  2. Cuando estén listos, se añade la carne picada con un tanto de canela en polvo y se deja que se dore.
  3. Añade medio vaso de vino blanco y 6 cucharadas de salsa de tomate.
  4. Deja que reduzca y puedes agregar menta fresca o perejil fresco.
  5. Retira y reserva.

Montaje de la Musaka veréis que es fácil mas que no es precisamente igual que la lasaña, que muchos hacen la comparación.

  1. Engrasa el molde de horno que vayas a utilizar con un tanto de mantequilla, tanto la base como las paredes.
  2. Coloca las patatas en el fondo del molde.
  3. Cubre las patatas totalmente con la berenjena, que no quede resquicio.
  4. Echa toda la carne picada por encima.
  5. Cubre con otra copa de berenjena e igual que en el caso precedente, que esté todo bien cubierto.
  6. Echa una buena capa de salsa besamel.
  7. Cubre toda la superficie con queso rallado.

Sólo queda meterlo en el horno precalentado 180º unos diez o 15 minutos, va a depender de cada horno, pero tened presente que todos y cada uno de los ingredientes ya están cocinados a parte, ahora es el instante de que se unan sabores y aromas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Finalmente, poner el modo perfecto grill y dejar que se gratine bien el queso otros minutos más, hasta el momento en que coja ese aspecto dorado que nos avisa de una buena capa de queso restallante.

¡A disfrutar!

Musaka griega de cordero

Moussaka de cordero

Si preferís una receta más tradicional en cuanto a la carne, pues el cordero es el ingrediente habitual, mas preferís no usar ingredientes menos típicos de la gastronomía de España como la canela molida o la menta con la carne, podéis seleccionar esta receta.

Como veréis, como la anterior, no se tratan de recetas difíciles mas sí son recetas costosas que os van a llevar un rato en la cocina mas, ya os aviso, de que merecen le pena.

Musaka griega de cordero: Ingredientes

Ingredientes para cuatro personas:

  • 400 g de carne de cordero picada
  • 600 g de berenjenas
  • 1 cebolla
  • 2 tomates maduros
  • 30 g de mantequilla
  • 1 vaso de vino
  • 1 huevo
  • 30 g de pan rallado
  • 60 g de queso parmesano rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Perejil

Para la salsa:

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

  • 30 g de mantequilla
  • 30 g de harina
  • 1/2 l de leche
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

Musaka griega de cordero: Preparación

1.- Tras haber lavado bien las berenjenas, y sin pelarlas, cortarlas en rodajas algo gruesas, ponerles sal y dejarlas reposar unos 30 minutos. Una vez escurridas, secarlas con papel absorbente y ponerlas a un lado.

2.- Pelar y picar finamente las cebollas.

3.- Rehogar la cebolla en mantequilla en una sartén, añadir la carne picada y remover bien.

4.- Pelar los tomates, quitarles las semillas y picarlos en pedazos pequeños. Picar el perejil y incorporar al lado de los tomates a la sartén. Tapar y dejar a fuego suave durante unos cuarenta minutos.

5.- Después, salpimentar, agregar la clara del huevo y el vino, remover y apagar el fuego.

6.- Freír en otra sartén las berenjenas en abundante aceite y a fuego alto. Una vez doradas por los dos lados, sacarlas y ponerlas a escurrir en papel absorbente.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

7.- Preparar la salsa bechamel poniendo la mantequilla en un calderito al fuego y añadiendo entonces la harina. Ir removiendo hasta el momento en que se obtenga una masa homogénea.

8.- Incorporar la leche caliente y proseguir removiendo a fin de que no queden grumos. Salpimentar y agregar la nuez moscada. Ha de continuar removiéndose hasta el momento en que la salsa esté bien compacta.

9.- Echar la yema de huevo y una cucharada de queso rallado.

10-Engrasar la fuente del horno con mantequilla, espolvorear por encima el pan rallado e ir poniendo, en capas, las berenjenas, la mezcla de carne, la salsa y, nuevamente empezar con las berenjenas. Y de esta manera consecutivamente.

11-Cubrirlo todo con la salsa bechamel, queso rallado y poner en el horno, ya calentado a 170º C a lo largo de 35 o bien 40 minutos, hasta el momento en que veamos que esté dorado.

12-Servir caliente y, si se desea, en la misma fuente del horno.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Más recetas con berenjenas

berenjenas rellenas con salsa bechamel

En esta web de cocina encontraras de todo sobre cenas sanas para perder peso