Cocinando Saquitos de espinacas y queso

Cena sana de Saquitos de espinacas y queso de forma rapida.


El saquito de espinacas y queso es una ocasión de preparar unas verduras de una forma diferente, vistosa y también incorporando otras texturas al plato que llamarán la atención hasta de los más pequeños. Os mostramos de qué manera prepararlo con algunas recomendaciones.

Un saquito de espinacas y queso se puede rellenar de múltiples maneras y con diferentes ingredientes. Nosotros hemos hecho una mezcla fácil de espinacas rehogadas con champiñones y queso requesón, mas podéis hacer otro tipo de sofrito con espinacas y preparar una salsa para acompañarlo. Yo lo comí con salsa de boletus en la precedente ocasión y estaba excelente.

La primera recomendación para hacer estos saquitos de espinacas y queso es hablaros de la masa o bien pasta a emplear. La pasta filo es una posibilidad porque su textura final es muy crepitante mas, al ser tan finita se rompe en seguida, por lo que la opción mejor va a ser la pasta brick que asimismo queda restallante mas es un poco más gruesa, con lo que es más simple trabajar con ella y, si no encontráis, podéis probar asimismo con obleas o con hojaldre.

Hemos utilizado queso requesón o ricotta pero podéis utilizar queso de cabra u decantarse por un sabor más suave como un tanto de brie o unas cucharadas de queso crema, que también queda alucinante.

Saquitos de espinacas: Ingredientes

  • Espinacas
  • Queso requesón
  • Champiñones
  • Pasta brick, filo, hojaldre u obleas
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Piñones
  • Cebollino

Saquitos de espinacas: Preparación

Tuesta un tanto los piñones en la sartén a fin de que tengan un toque más crepitante.

Para esta receta podéis emplear espinacas congeladas o bien frescas, según lo que tengáis en casa. Si son congeladas es esencial que las escurras bien una vez se hayan descongelado para después sofreírlas en una sartén con un poco de aceite y un diente de ajo.

Las espinacas frescas abultan mucho pero después veréis que se reducen en seguida y no queda casi nada, así que no te cortes en echar una buena cantidad de espinacas para que queden unos saquitos bien rellenos.

Pela y lamina los champiñones finamente. Añádelos a la sartén y deja que se hagan con el resto de las verduras. Cuando estén listos incorporas los piñones, prueba la sal y corrige si es preciso.

Las espinacas tienen mucha agua, por lo que es importante que se escurran bien este rehogado a fin de que no humecten en demasía la masa.

En el medio de la masa que hayas elegido, echa unas cucharaditas de relleno y después llevas todas y cada una de las puntas cara arriba para cerrarlo. Puedes atarlo con un poco de cebollino y listo. Nosotros hemos hecho asimismo uno en forma de bulto, para poder ver qué tal quedaba estéticamente.

Colócalos en una bandeja capaz para el horno y lo introduces en el horno anteriormente precalentado a 200º. En cuanto esté dorado se retira y se sirve.

¡A gozar!

También os puede interesar:

En esta web de cocina encontraras de todo sobre cenas rapidas para niños