Cocinando Tarta de queso salada, fácil y deliciosa

Saludable Tarta de queso salada, fácil y deliciosa facil.


La tarta de queso salobre es una receta deliciosa, con un sabor suave mas un puntito salado, y es impresionantemente sencilla de preparar. Esta tarta puede formar parte del temtempié como ser un plato único. Os mostramos de qué forma prepararla pasito a pasito en casa.

Tarta queso salada

La tarta de queso salada que hoy os planteamos es una absoluta delicia y que resulta formidablemente sencilla de preparar. Una tarta con una base de hojaldre que combina muy bien con esta pluralidad de quesos y que hace que no resulte excesiva. Eso sí, es esencial que tengáis presente que llena bastante, de ahí que os hablemos que puede ser un tentempié o un plato único en función de cómo preparéis las porciones.

A la hora de hacer la compra, la manera de las láminas de hojaldre, circular o cuadrada, deberéis seleccionarla en base al molde que vayáis a utilizar. Para esta tarta, la calidad de los ingredientes será prioritaria en tanto que el queso es el enorme protagonista y esto no se aliña con nada, por lo que su sabor será clave.

La receta original de Il Cucchiaio d’Argento llevaba queso Asiago, un queso al que no hemos tenido acceso y hemos cambiado por un gouda curado. La idea es que podáis escoger un queso sabroso, en tanto que la mozzarella y la ricotta son de sabor muy suave.

Tarta queso salada: Ingredientes

  • 2 láminas de hojaldre
  • 250 gr. queso ricotta o bien requesón fresco
  • 125 gr. queso mozzarella
  • 150 gr. queso gouda curado
  • 80 gr Parmesano grana padanno
  • 2 huevos + 1 yema
  • Sal
  • Pimienta recién molida

Tarta queso salada: Preparación

Extiende una lámina de hojaldre sobre el molde que vayas a emplear para esta tarta de queso.

En un bol pon el queso ricotta desmenuzado, el queso mozzarella en dados (habiendo retirado completamente el agua en conserva), el queso gouda cortado en trocitos y el parmesano rallado.

Mezcla todos los quesos con ayuda de una cuchase o bien un tenedor y no lo dejes hasta el momento en que veas que están totalmente ligados.

Añade 2 huevos completos y vuelve a remover nuevamente. Igual que ya antes, tendrás que remover hasta el momento en que veas que todo el queso está empapado de huevo. Echa sal, pimienta recién molida y remueve de nuevo.

Vuelca todo el queso sobre la base de hojaldre que hemos preparado previamente. Extiéndelo a fin de que quede lo más uniforme posible.

Coloca sobre el relleno la otra lámina de hojaldre y cierra los bordes. En mi caso, he pasado los bordes de la lámina que hace de tapa tras los bordes de la lámina de base, he presionado un poquito y listo.

Bate una yema de huevo y pintas toda la parte superior con ayuda de un pincel de cocina.

Introdúcelo en el horno precalentado a 180º a lo largo de treinta y cinco minutos aproximadamente. Tendrás que estar atento puesto que es posible que el huevo se dore en menos tiempo y ahí deberás valorar si la parte inferior del hojaldre está lista (o sea, si han pasado sólo quince minutos, déjalo un tanto más) o si precisa un poquito más de cocción. Si es esta segunda parte, cubres la parte superior con un poco de papel de aluminio y sostienes la cocción un poco más.

Retíralo y deja que se enfríe la tarta salobre unos 10 minutos. Después, ya puedes desmoldar (de forma cuidadosa) y servirla.

Otras recetas que os pueden resultar interesantes son:

En esta web de cocina encontraras de todo sobre comidas sanas para niños