Cómo hacer roscón de Reyes

Cocina facil Cómo hacer roscón de Reyes de forma rapida.

Que decirte sobre este dulce tan tradicional que ya no sepas. Es un pan dulce y muy esponjoso, con sabor de azahar,  merced a el agua de azahar,  ademas está decorado tradicionalmente con frutas confitadas y almendra laminada. Muchas veces lo puedes hallar relleno de algún género de nata o crema, de cualquier modo siempre es un dulce buenísimo, con lo que anímate y elabora este roscón de Reyes tan simple y que estoy segura que te quedará muy, muy bueno.

La elaboración es idéntica que la del pan, con lo que debes utilizar harina de trigo de fuerza o panificable, y la diastasa tiene que ser de panadero, da lo mismo que uses levadura fresca o bien seca, mas mira que la cantidad varia según la que emplees.

Otra cosa que debes tener en cuenta a fin de que te quede bueno son los reposos de la masa, deja la masa en un lugar templado, entre 21º y 24º para que fermente y doble el tamaño, si no crece la masa es que hace frío, por lo que te recomiendo que la dejes dentro del horno apagado o en un sitio que no haga mucho frío.

También puedes ver el vídeo de la receta, así seguro que no te pierdes ningún paso sobre la preparación, y te va a quedar tal y como si lo hubieses comprado en un horno.

INGREDIENTES

  • 700 g de harina de trigo de fuerza o panificable
  • 250 g de leche
  • 25 g de diastasa de panadero fresca o bien ocho g de seca
  • 120 g de azúcar
  • 120 g de mantequilla
  • 2 Huevos + 1 huevo para pintar el rosco
  • 20 ml de agua de azahar
  • 8 g de sal
  • Ralladura de limón

Para decorar

  •  Fruta confitada 
  • Almendra cruda lamina 

( dos Roscones para seis personas cada uno de ellos)

ELABORACIÓN

Echa 3 cucharadas de harina en un bol.

Añade la levadura de panadero, si es fresca la deshaces un tanto con las manos.

Vierte le leche tibia, que no exceda los 40º centígrados.

Remuévelo un tanto y tapa el bol.

Deja descansar este mezcla a lo largo de treinta minutos.

Pasado este tiempo quita el harapo y lo remueves.

Añade en el bol el resto de la harina de trigo.

Agrega también la mantequilla a temperatura entorno.

Echa el azúcar, la ralladura de limón, el agua de azahar y la sal.

Para finalizar casca los dos huevos y los añades también.

Remuévelo bien hasta que consigas un amasa compacta que puedas trabajar con las manos.

Echa la masa sobre el banco espolvoreado con un poco de harina.

Amásala a lo largo de 7 u 8 minutos.

La masa es algo pegajosa, con lo que armate de paciencia y no le echas pero harina.

Puedes hacer descansos durante el amasado de un par de minutos.

Cuando esté amasada haz una bola con la masa.

Pon la bola de masa dentro de un bol espolvoreado con un tanto de harina.

Tapa el bol y deja reposar la masa en un sitio tibio durante 120 minutos.

Pasado el tiempo de reposo la masa debe haber doblado su tamaño.

Si la masa no ha crecido la dejas reposar mas tiempo en un lugar tibio.

Vuelve a echar la masa sobre el banco espolvoreado con harina.

Extiende la masa con las manos, mientras la aprietas con los dedos a fin de que suelte legas de la fermentación.

Cuando la hayas extendido la pliegas sobre si misma y forma un cilindro con ella.

Corta la masa en dos partes iguales, ya que con esta medida te saldrán 2 roscones.

Coge un trozo de masa y la pliegas desde los lados cara el centro, haz unos 5 o seis pliegues.

Ahora coloca la masa con la parte de los pliegues hacia abajo.

Si quieres poner el haba y el rey ahora es el momento ideal.

Rueda la masa en el banco sobre si misma, mientras la aprietas con las palmas de las manos.

Tienes que forma un bola con la masa.

Con un par de dedos haces un agujero en el centro de la bola.

Haz un orificio hasta que toques el banco.

Coloca 2 dedos de una mano y otros 2 de la otra en el orificio.

Rueda las manos para hacer grande el agujero.

Debes hacer un agujero de unos 15 centímetros de diámetro.

Pon el roscón en la bandeja del horno sobre papel de enhornar.

Dale forma a fin de que te quede lo mas redondo posible.

Tapa el roscón con un harapo y déjalo que reposo otros 90 minutos.

Casca el huevo que te queda en un plato y lo bates bien.

Pasados los noventa minutos el roscón habrá doblado su tamaño.

Píntalo con el huevo batido.

Coloca unos trozos de fruta confitada por encima del roscón.

Echa también unas láminas de almendra cruda.

Introduce el roscón en el horno precalentado a 180º centígrados.

Hornéalo durante veinticinco o treinta minutos, hasta el momento en que esté bien dorado.

Sácalo del horno y lo pones sobre una rejilla o bien similar.

Cuando esté frío ya esta listo para comer.

En esta web de cocina encontraras de todo sobre cenas faciles para niños