Guiso fácil de repollo con pechuga de pollo

Saludable Guiso fácil de repollo con pechuga de pollo de forma rapida.

Si algo tiene este guiso, a parte de su gran sabor y ser un plato muy bueno y saludable, es que es muy simple y económico de preparar. Este es un guiso clásico que se prepara en un instante, ya que tan solo tienes que sofreírlo todo un poco y dejarlo que se cocine a fuego medio-bajo.

Yo te aconsejo que uses las verduras que prefieras, puesto que como cualquier buena receta, esta abierta a tus gustos, conque si no te gusta el pimiento lo puedes reemplazar por alguna otra verdura que te guste, si bien también puedes agregarlas en lugar de cambiarlas.

Si bien yo he utilizado pechuga de pollo, si lo prefieres puedes emplear cualquier otra una parte del pollo, eso si sin piel ni huesos.

Para no perderte nada sobre la receta te dejo el vídeo pasito a pasito de este plato tan bueno, no olvides suscribirte a mi canal de youtube para no perderte ninguna de mis recetas tradicionales.

  • 400 g de repollo
  • 1 Cebolla
  • 500 g de pechuga de pollo sin piel ni huesos
  • 1 Pimiento colorado pequeño
  • 1 Pimiento verde pequeños
  • 2 Tomates grandes 
  • 1 Cda pequeña de comino en polvo
  • 1 Cda de pimentón rojo dulce
  • Sal y pimienta al gusto
  • 2 litros de agua aprox.
  • 5 Cda de aceite

(cuatro personas) 

ELABORACIÓN

Corta el repollo en tiras finas.

Corta la cebolla y los pimientos en tiras asimismo.

Pon una cazuela a fuego medio y echa el aceite.

Cuando esté caliente echa la cebolla y los pimientos.

Echa asimismo el comino y pimienta la gusto.

Echa un poco de sal y lo rehogas dos minutos.

Añade el repollo en tiras y lo prosigues rehogando otros 3 minutos aprox.

Añade el pollo troceado y echa un poco de sal.

Lo rehogas hasta que el pollo este hecho, unos tres ó cuatro minutos.

Agrega el tomate en pedazos pequeños.

Le das un par de vueltas.

Echa el pimentón colorado y lo rehogas todo junto unos segundos.

Vierte agua hasta que todo quede cubierto.

Remuévelo bien.

Deja que se cocine a fuego medio-bajo unos veinticinco minutos.

Recuerda remover frecuentemente.

Pasado el tiempo de cocinado lo pruebas de sal y corrige si haca falta.

Retira la cazuela del fuego y ya lo puedes servir.