Plato de Banana bread vegano

Saludable Banana bread vegano para principiantes.


Banana bread vegan

Yo no soy vegana, ¿y qué? No por eso no me daré el capricho de cocinar lo que me venga en gana y lo que más me apetezca día a día pues en mi casa sólo hay una regla, y esa regla solo dicta que aquí se come rico. RICO. Con mayúsculas, y punto. Aunque también tengo que agregar el sano. Y no me refiero sano porque tenga cinco calorías contadas y sea el alimento ideal de todas las que ya están con la operación bikini, hablo de sano cuando digo que no tiene polvos mágicos, ingredientes procesados, potenciadores de sabor, conservantes y un millón de polvos mágicos. Quizá, la palabra sea natural. O por lo menos lo más natural posible teniendo presente la desinformación con la que contamos hoy en día y lo mucho que le cuesta saber a un niño que las cebollas se cultivan y no medran en los supermercados. Precisamente por eso en casa cocinamos vegetariano, recetas italianas, dulces sustanciosos, vegano, marroquí y lo que nos venga en gana, pues nuestra única premisa es buscar lo natural y el sabor. ¡Y cuánto disfrutamos! Todo esto os lo digo por el hecho de que no deseo que el título sea un prejuicio, por el hecho de que este banana bread está locamente bueno, es jugosísimo y también ideal para desayunar o merendar. Además de esto, por si no fuera suficiente, realizarlo en casa es tan simple que sólo precisaréis un molde de cake o bien bizcocho, un horno y un recipiente donde mezclarlo todo incluso con un tenedor. Aplicaréis esa bonita y optimista frase: “sonríe por el hecho de que sucedió, no llores porque terminó”. Y haréis otro más para el día siguiente, y de esta manera en bucle.

banana bread

Apuntes importantes que debéis tomar podrían iniciar pues no es recomendable caer en la tentación y comerse el bizcocho en caliente, lamento deciros que no os va a sentar ni sabrá la mitad de bien que si lo dejáis enfriar a temperatura ambiente. Otro truco más llega en el instante en el que el plátano – lo suficientemente maduro, es decir bastante – es aplastado por el tenedor puesto que no querréis lograr una papilla sino dejar algún pedazo de éste vivo para que entonces os lo podáis hallar cuando le hinquéis el diente al bollo. Además de esto, el horno es crucial en cualquier bizcocho y, si bien en este apartado siempre y en todo momento creo que me meto en un buen charco, debéis hacer pruebas para conocer el vuestro por el hecho de que estos malditos electrodomésticos nos acostumbran a jugar malas pasadas, ¡no todos calientan igual! Con lo que a mí me marchan estas temperaturas pero a vosotros… ¡no sé! Si tenéis problemas haced muchas fotos, me las mandáis en un correo (clara@missmigas.com) y os lo intento solucionar de mil amores.

vegan banana bread

Dicho todo esto, algunos ingredientes os van a poder sonar a ruso pero los encontraréis de manera fácil en herbolarios y las secciones eco/bio de los supermercados. Son precisos por el hecho de que tenéis que tener en cuenta que este cake no lleva ni lácteos ni huevos por lo que tenemos que sustituirlos con ingredientes naturales por norma general vegetales que tengan propiedades parecidas para conseguir la textura deseada. Y sí, lo acepto, todo esto viene por el hecho de que desayunando en Londres, en Camden Town, probamos un banana bread vegano en Heaven Café y nos gustó tanto que por eso he querido hacer una réplica y traeros hasta aquí nuestra receta (tip: ¡el café estaba bueno! Y eso que en ciertos sitios de Londres nos pareció infumable).

banana bread

Banana bread vegano

Author: 

Serves: 8

 

  • 4 plátanos maduros
  • 2 cucharadas de semillas de linaza molidas
  • 80ml de agua caliente
  • ½ vaina de vainilla rasgada, solo su interior
  • 3 cucharaditas de impulsor químico (levadura Royal)
  • 1 cucharadita de sal
  • ¾ cucharadita de canela molida
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 70gr aceite de oliva
  • 200gr de sirope de arce o bien 115gr de azúcar moreno
  • 200gr de harina de trigo
  • 50gr de harina de almendra
  1. Engrasar un molde de 20 centimetros para bizcocho con la ayuda de un poco de aceite y precalentar el horno a doscientos grados
  2. Verter el agua caliente sobre el polvo de semillas de linaza, remover bien y reservar. Entremezclar con el aceite, la vainilla y el azúcar.
  3. Machacar los plátanos con un tenedor – no demasiado – y por otro lado mezclar el resto de los ingredientes secos: harinas, nuez moscada, canela, sal, impulsor.
  4. Añadir los ingredientes secos a los húmedos poco a poco, con la ayuda de una espátula.
  5. Ahora, si queréis, podréis añadir frutos secos o bien otras semillas.
  6. Verter la mezcla en el molde, introducirlo en el horno, bajar la temperatura a ciento ochenta grados y hornear durante 50 minutos más o menos, hasta el momento en que haya crecido y metiendo un palillo en el bollo este salga limpio.
  7. Dejar enfriar bien sobre una reja ya antes de desmoldar y comer.

3.2.1310