Plato de Cupcakes Red Velvet (Terciopelo rojo)

Plato de Cupcakes Red Velvet (Terciopelo rojo) para cena.


 

Cupcakes Red VelvetTerciopelo colorado. Esa sería la traducción del nombre en inglés de unos de los cupcakes más reconocidos y buscados. Los Red Velvet esconden en su colorado bizcocho un suave toque de cacao coronado con un exquisito topping de crema de queso. Hemos elegido esta receta pues es con diferencia la mejor de todas y cada una de las que hemos probado.

Ingredientes

Para el bizcocho

175 g. de azúcar
150 g. de harina
1 huevo mediano
125 ml. de leche semidesnatada
60 ml. de aceite de oliva
1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar
1 y 1/2 cucharaditas de extracto de vainilla
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de vinagre
1 cucharadita de zumo de limón
Colorante (en pasta o bien gel)
Para la cobertura

120 g. de mantequilla
280 g. de azúcar superfino (icing sugar)
50 g. de chocolate blanco
125 g. de queso untable (tipo Philadelphia)
1 cucharada de leche semidesnatada

 

Preparación

Precalentamos el horno y preparamos todos y cada uno de los utensilios, incluídos los moldes y cápsulas de papel. En un recipiente ponemos la leche con el zumo de limón y reservamos durante diez minutos para obtener buttermilk. En esta ocasión no empleamos mantequilla para el bizcocho, con lo que en un bol ponemos el aceite y el azúcar y los batimos hasta el momento en que estén bien ligados. Mientras seguimos batiendo añadimos poco a poco el huevo, el extracto de vainilla y con la batidora a una velocidad un tanto inferior echamos la harina tamizada con el cacao (solo la mitad). Entonces añadimos el buttermilk y seguimos con la harina restante.

En un vaso mezclamos el bicarbonato con el vinagre y cuando reaccione lo echamos al resto de la mezcla. Entonces va a ser el momento de utilizar el colorante. No te invitamos a los colorantes líquidos pues te acabarán dando un color cobrizo. Para obtener el colorado que necesitamos para esta receta es conveniente emplear colorantes en pasta o gel. Empieza con una cucharadita y vete aumentando con mucho cuidado de no pasarte hasta el momento en que salga el color deseado (no deberías precisar más de una cucharadita y media, ya que estos colorantes son muy potentes). Enhorna durante 20 minutos y déjalos enfriar.

Para la cobertura batimos primero la mantequilla (que ha de estar a temperatura ambiente) con el azúcar superfino. Añade el queso untable (ojo, es importante que no sea light), y cuando tengas la mezcla bien integrada añade la cucharada de leche y el chocolate blanco previamente derretido en el microondas. Aumenta gradualmente la velocidad de la batidora hasta el momento en que quede una crema bien consistente. Recuerda que al llevar queso untable tiene que conservarse en la nevera.

Decora al gusto. Una buena idea, fácil y muy elegante es reservar un poco de masa de los bizcochos, también horneada, y hacer migas lo más finas posibles para espolvorearlas sobre la crema de queso.