Receta fácil de pechugas a la Parmesana

Plato de Receta fácil de pechugas a la Parmesana de forma rapida.

Comer bien, con sabor y económico no tiene disculpa y menos al ver la receta que te recomiendo esta vez, se trata de unas pechugas de pollo a la Parmesana, una exquisita forma de preparase el pollo y sobre de forma simple.

Como veras la elaboración es muy simple, tan solo debes arrebozar las pechugas y freírlas un tanto, no mucho para que no queden secas, y luego gratinarlas cubiertas con salsa de tomate y queso parmesano, y el resultado como verás es una receta buenísima.

Recuerda que las pechugas sean de un tamaño similar, como el grosor, a fin de que se cocinen al tiempo. Con respecto a los quesos uno si que es esencial que sea Parmesano, el otro da igual el que utilices, te recomiendo que sea un queso suave y que funda bien.

Si bien sea una forma super fácil de preparar te dejo la vídeo receta punto por punto para que no te pierdas ningún detalle.

INGREDIENTES

  • 4 Filetes de pechugas de pollo (ciento cincuenta g aprox. cada una)
  • 130 g de pan rallado
  • 2 Huevos
  • 100 g de queso Parmesano rallado
  • 100 g de queso mozarella rallada
  • 300 g de tomate frito o salsa de tomate
  • 1 Cda de orégano seco
  • Aceite para freír
  • Sal y pimienta al gusto

(cuatro Personas)

ELABORACIÓN

Pon una sartén a fuego medio y echa aceite para freír.

Mientras que se calienta el aceite echa sal y pimienta al gusto.

Baña las pechugas en el huevo batido.

Rebózalas en el pan rallado, intenta que queden bien rebozadas.

Cuando el aceite esté caliente vas poniendo las pechugas rebozadas a freír.

Fríelas unos dos minutos por cada lado.

No es preciso que las frías mucho a fin de que no queden secas.

Cuando estén frías las sacas y las pones en una bandeja sobre papel absorbente.

Prosigue friendo el resto de pechugas hasta el momento en que las tengas todas y cada una.

Ahora coloca las pechuga fritas en una bandeja de horno.

Echa un par de cucharadas de salsa de tomate sobre cada pechuga.

Repártela bien para que cubra todas y cada una de las pechugas.

Espolvorea el orégano en polvo sobre el tomate.

Espolvorea asimismo el queso pParmesano y la mozarella rallada.

Ya puedes meter la bandeja en el horno precalentado a 200º centígrados.

Hornea las pechugas durante 15 minutos a 200º centígrados.

Cuando estén bien gratinadas saca la bandeja del horno.

Ya puedes servir las pechugas.